Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Queja y duda.
Miér Jul 17, 2013 6:23 pm por Miguel Santana

» Bleach Resurrection || Reapertura || Elite
Vie Mayo 03, 2013 7:45 pm por Invitado

» Academy Sweet Love - afiliación elite {recién abierto}
Dom Mar 10, 2013 12:26 am por Invitado

» Mudanza del foro
Sáb Ene 19, 2013 2:49 am por Son Goku

» Ficha♦ De Guku
Jue Nov 08, 2012 2:13 am por Guku

» Holaa a todos¡¡¡
Jue Nov 08, 2012 1:48 am por Rock Masters

» Algo cae del cielo
Mar Nov 06, 2012 12:01 am por Rock Masters

» Fanfic´s world [Normal]
Lun Oct 29, 2012 4:57 am por Invitado

» Pandemonium World RPG - Afiliacion Elite
Sáb Oct 27, 2012 9:50 pm por Invitado


Eternal Designs Melody KhRol LOS 2 Boton de 50x100Boton de 50x100Boton de 50x100
Staff












Si tienes alguna duda, sugerencia, queja, no dudes en hacerla AQUI también si quieres pueden mandar un MP a los miembros del staff, te contestaremos lo más rápido que nos sea posible.
Proteccion, publicidad, servicios

No nos plagies, te denunciaremos... te vigilamos.

Y así comienza la historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Jue Ago 09, 2012 7:26 am

El gélido viento hacía ondear los cabellos del joven gurrero. Él era el único que tripulaba una pequeña barca, en conjunto con el navegante de la misma. La tez morena del peli/negro se tiñó de un pálido un tanto extravagante, superando los límites de lo imposible al ver la extensa cadena montañosa de la ciudad del norte por primera vez. Lo inquietante no era verla, si no sentir que rompían lo antinatural rozando la atmósfera con su colosal tamaño. El chico estaba abrumado. ¿Qué le depararía el futuro en ese incongruente paraiso?. Los motivos por los que él estaba comenzando a adentrarse en la riada situada en el centro de la isla eran meramente sentimentales. Puede que fuese un simple viaje para encontrarse a sí mismo o quizá para aliviar tensiones pasadas. Normalmente, el pequeño mono no dejaba afectarse por esas cosas pero tras pertenecer a un pasado tétrico, no le quedaba otra opción. Aquel barquero era todo un símil de Caronte. Transportaba a sus pasajeros al verdadero infierno y al final del trayecto, este era recompensado con una moneda de oro. Más bien aquello era todo lo contrario. Un hombre viejo y corpulento adentrado en una cabina hecha de ébano, que se movía cual fantasma por aquel lugar que verdaderamente pertenecía al paisaje de la tundra.



- Ya hemos llegado pequeño. Espero que vayas bien abrigado, por que el frío de este lugar, no es moco de pavo-. Citó aquel ingente ser mientras Vegeta se desplazaba hacia la rampa de madera que conducía al desbastado suelo de la isla en la que tendría que forjar su propio destino. – Gracias… -. Dijo el contendiente mientras esbozaba una sonrisa un tanto impía y le tiraba a aquel hombre una bolsa con unas cuantas monedas, lo poco que había podido recolectar en esos días anteriores. – . Tras desembarcar de aquella auténtica patera, el joven se adentró de improvisto en el bosquejo de vegetación. Entonces, los fríos copos de nieve comenzaron a caer sobre el pelo del chico. Aquel sitio estaba plagado de árboles de hoja perenne. Los abetos eran los que más sobresaltaban, debido a su gran tamaño y a la gran diferencia de distancia entre rama y rama. Esto podría complicar la trayectoria del Sayayin, pues la nieve posada sobre las hojas de estos seres vegetales, podría caer sobre el con el ruido de sus mismas pisadas. ¿Irónico?. En absoluto. En la trayectoria aleatoria que había establecido, esto le estaba ocurriendo constantemente y su cuerpo estaba llegando a los límites de la hipotermia. Necesitaba entrar en calor como fuese, así que raudo y veloz, comenzó a correr a toda velocidad sobre los rígidos copos que estaban posados bajo su suela.

Raudo, abriéndose paso entre la vegetación su extenso recorrido le llegó a deparar a un sitio un tanto sorprendente. Una explanada de nieve en la que no había ser vivo alguno habitándola. Su viejo astral en forma física se estaba tornando a la misma muerte. Ya que al barquero solo se le encomendó la misión de llevarle a un lugar apartado en el que poder relajarse, pensé que no precisaría de víveres pues allí podría hacer uso y disfrute de lo que le entregara la naturaleza, es más, éste pensaba que aquella zona estaría habitada y que habría algún lugar en el que reposar tras su larga travesía. Pero no era así, se encontraba desolado en lo mas profundo de la penumbra, a la par que el sol comenzaba a brotar hacia el horizonte, fundiéndose poco a poco con el mar hasta dar a lugar al atardecer. ¿Cómo podría sobrevivir alguien como él en un lugar tan hostil?. Puede que lo posible se hiciese posible si lo intentase. Así que sin pensárselo dos veces, comenzó a andar hacia el noroeste de aquella enorme llanura gélida, abriéndose paso poco a poco. ¿Y si no se tratase de una prueba mental, si no psicológica?. El destino le había llevado hasta aquel lugar tan exótico que podría significar su muerte, pero si siguiese vivo, sin duda se habría echo mucho mas fuerte.

Tras unos cuantos minutos andando a una marcha forzada, los mofletes del chico comenzaron a arder brevemente. Sin darse cuenta estaba entrando en calor, lo que supondría que si seguía así, no tendría problemas con el frío. El infierno gélido seria su hogar.Por suerte o por desgracia, logre llegar a la gran ciudad. Sí, en este lugar también habitaban los humanos. Por lo menos tan solo veía rostros blancos y helados. Humanos sin duda. Entre corriendo a mas no poder en l interior de una casa. Casa/bar/establecimiento de cualquier tipo. Podía ser el tipo de lugar que no necesitaba, pero ciertamente aislar el frió metiéndome donde fuera, sería necesario.
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Laharl el Jue Ago 09, 2012 10:29 am

-Por que habré acabado en un sitio con tanto frío... Incluso el clima está en mi contra.- Dijo una voz en medio de una tormenta de nieve. Era la voz del pesimista Laharl, el cual caminando como siempre, sin rumbo fijo, había llegado a la posible zona más helada del planeta, una zona con cerca de un metro de nieve, grandes montañas que tapaban el sol y constantes nevadas, era un verdadero infierno para una persona común. Laharl intentaba abrigarse con lo único que tenía, su pañuelo/bufanda que llevaba atado al cuello, pero por muy larga que fuera, no le daba para cubrir su tronco entero y para colmo, estaba empezando a toser y estornudar muy a menudo, a ese paso iba a enfermar y morir.

Laharl caminó a malas penas lo que su cuerpo le dejaba, hasta llegar a lo alto de una colina, si divisaba algo de civilización estaría a salvo, pero si por el contrario veía más nieve, podía darse por muerto, pero por suerte, a lo lejos, quizás demasiado para que su cuerpo llegara, podía divisar lo que parecía ser una ciudad, por lo que sus ojos se abrieron y rápidamente se puso en marcha hacia aquel sitio. Por fin tenía algo de suerte, había encontrado donde refugiarse de la nieve para no morir pero... ¿acaso le irían las cosas mejor en la ciudad? podría ser atracado, asesinado o incluso lo podrían pillar robando, lo que haría las cosas mucho más difíciles.

Laharl llegó finalmente a la entrada de la ciudad, una gran ciudad como pocas veces había visto, lo primero que vio, fue a gente con maletas, distraída hablando entre ellos, automóviles de última generación, y un hombre de negocios al que le sobresalía la cartera, por lo que Laharl disimuladamente la cogió y se fue al bar más cercano a comer algo. Entro en un bar mediano, el cual estaba lleno de gente, lo cual frustraba a Laharl, pero sin importar lo que pasara, Laharl se acercó a la barra y pidió un bocadillo. Mientras que se lo preparaban, Laharl pudo observar algo, había un chico con capa y pelo de punta, vestido con lo que a simple vista parecía una armadura. -Oh, un superheroe, he oído hablar de ellos, son fuertes y ayudan a la gente.- Dijo Laharl medio alucinando, pero pronto volvió a la realidad y se golpeó la mejilla para espabilarse. -Otra vez siendo tan infantil...¿donde están los "Héroes" cuando un pobre chaval es abandonado por los imbéciles de su aldea que solo creen en supersticiones?- Dijo Laharl mientras que pagaba el bocadillo y se lo llevaba, tras esto, mientras se dirigía a a la salida, empujó a aquel chico de la capa con odio sin ni siquiera estar en su camino. No lo conocía de nada, no sabía como era pero odiaba a todos los humanos, ellos lo despreciaron de pequeño y ahora el los despreciaba a ellos, era un ciclo de odio. -Aparta de en medio ,humano, no me va a intimidar tu capa ni tu armadura.- Dijo Laharl sin ni siquiera estar en medio, ¿hacía mal en pagar su frustración con el? No lo sabía, la soledad que había pasado desde que era niño, le había ayudado a olvidar la diferencia entre lo que estaba bien y lo que estaba mal, cosa que le había traído muchos problema en su momento, llevaba una vida de peleas, reprimendas, robos y odio.

Laharl se dirigió a la puerta y la abrió, ahora se sentía un poco mal, ya había pagado su frustración pro el frío y dolor que había pasado, pero... ¿acaso arreglaba algo provocar a alguien que no conocía? Ahora era demasiado tarde para pensar en eso, simplemente le dio un bocado a su bocadillo y se dispuso a salir por la puerta.

Spoiler:
Bueno, el caso es que mi personaje tiene varios problemas de personalidad, debido al trauma de ser abandonado por su familia en cuanto pudo valerse por si solo, ya que el cura del pueblo (seguro que era un pederasta) Dijo que era la reencarnación del poder de un demonio,p or eso ahora tiene desprecio hacia los humanos, sobre todo los que se creen mejores y van alardeando, por eso, al verte con capa y armadura, y ver que eras más o menos de su estatura, se frustró y te confundió con un humano.
avatar
Laharl

Mensajes : 21
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 21/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Zhown el Jue Ago 09, 2012 12:07 pm

Veintisiete horas. Esa era la cantidad de tiempo que había transcurrido en la vida del pelinegro desde que había abandonado el orfanato a sus espaldas y había salido a recorrer mundo, únicamente con su ropa extravagante y una pequeña mochila llena de comida. El casi adulto viajó aquel tiempo por diversos lugares, hasta encontrar un pequeño barco que le transportó hacia las tundras heladas. ¿Por qué ir allí, en vez de ir a lugares cálidos? La respuesta era muy simple. Zhown quería entrenar su cuerpo en lugares complicados para mejorar, tanto física como psicológicamente. ¿Y qué mejor lugar para empezar que un lugar nevado y con un frío del copón? Así que fue directamente hacia allí. El viaje en barco no duró mucho, tal vez dos o tres horas, en las cuales no hizo nada más que estar sentado en la proa de dicho transporte esperando con ansias desembarcar en el nuevo paradero. Y al cabo del tiempo mencionado anteriormente, su deseo se cumplió. El barco lanzó el ancla a la profundidad marina para amarrarse y no moverse, momento que aprovecharon los pasajeros para bajar de allí y pisar la nieve. Era la primera vez que Zhown palpaba aquella sustancia extraña, pues nunca había salido de las paredes de su orfanato, salvo al patio de tierra y árboles a entrenar un poco cada día. Eso sí, el frío del lugar comenzó a pasarle factura muy pronto, debido a que nuestro protagonista llevaba una camiseta sin mangas, dejando los brazos al descubierto. Un pequeño moquillo de agua asomó por su orificio nasal, el cual se limpió con rudeza mientras echaba su mochila a la espalda. Entonces, comenzó a caminar, siguiendo a la gente que se dirigía a la única ciudad de aquellos alrededores, donde primero llenaría su rugiente estómago y luego ya vería lo que haría.

Únicamente transcurrieron diez minutos hasta que los pasos de Zhown le llevaron a entrar por las puertas de la ciudad. Allí dentro, sin importar que los que estuvieran a su alrededor pudieran opinar de él, dijo alzando un poco la voz - Joder, qué frío hace...coño - dijo el chico de rasgos afilados para después estornudar y machar todo el suelo con su líquido naricero. Entonces, cuando se recompuso, empezó a andar buscando algún sitio donde cobijarse durante un rato para comer y beber algo. El estómago le rugía desde hacía un buen rato, signo de que el hambre se había apoderado de él. De repente, vio a lo lejos un bar no muy grande, al cual se dirigió con el ceño fruncido y subió las pequeñas escaleras de entrada. Al entrar al interior, una suave calidez comenzó a inundarle, propia del bullicio de gente que había en el establecimiento. Fue hacia la barra a pasos agigantados, observando durante su paseo a un pequeño con capa y armadura y pelo negro de punta, además de a otro con una gran bufanda, el cual pidió un bocadillo. Me puse a unos metros de él, y cuando el camarero vino hacia mí para preguntarme qué quería, le dije que me diera lo mismo que le pidió el chico, pero en vez de un bocadillo, cinco. Desde siempre había sido muy comilón, algo que me encantaba. Me fijé entonces en que el camarero le trajo su pedido al joven de la bufanda, el cual se dio la vuelta y comenzó a andar hacia la salida. Sin embargo, mi atención recayó en él cuando empujó de malas maneras al muchacho de armadura y capa, alegando que los héroes no servían de nada y que debería apartarse de él. El chico cayó al suelo, y me acerqué rápidamente a él, para cogerle por la espalda y ayudarle a levantarse, mientras le decía con una voz dura y despreocupada - ¿Estás bien, chico? - le dije para luego hacerle una señal para que me esperase. Me puse de pie otra vez y fui hacia donde estaba el joven de la bufanda, agarrándole por un hombro en el momento en el que se disponía a abrir la puerta del restaurante para marcharse de allí. Le miré con unos ojos cabreados y le dije, señalando con un dedo al pequeño de pelo puntiagudo - Creo que le debes una disculpa. Él no te ha hecho nada, no la pagues con él - dije para luego fruncir el ceño y esperar una respuesta de aquel maleducado.
avatar
Zhown

Mensajes : 22
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Datos
Nivel: 7
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Jue Ago 09, 2012 12:52 pm

Una vez dentro de aquel local que había resultado ser una taberna donde servían comida. Me aproxime rudo al fuego mas cercano. El punto de calor mas abundante en aquel establecimiento era un gran cubo de metal con muchos arbustos, hojas de papel y cualquier cosas que prendiese con sencillez. Por lo visto se trataba de una zona sin muchos recursos, algo que si se mira desde un punto analítico, es bastante lógico. ¿Por qué? No hay que ser muy inteligente para darse cuenta. Un pueblo en mitad de un monte helado, cualquier turista si llegara hasta aquí, sería por que estaría perdido y necesitara algo para calentar sus manos, nada mas. Sin quitarme los guantes, puse mis manos cerca de el fuego, sin embargo no denotaba señal de frió. Quizás mis mofletes advertían que comenzaba padecerlo, pero ya está. El pequeño guerrero simplemente miraba la fogata de forma seria, esperando estar lo suficientemente bien, como para volver a su viaje. Algo choco conmigo, llevándome al suelo. Caí de frente por lo cual dio tiempo a amortiguar el golpe con las manos. Hoy aquí moriría alguien y no sería yo. - Aparta de en medio ,humano, no me va a intimidar tu capa ni tu armadura - Escuché justo detrás, la voz se alejaba. El que me había golpeado pretendía marcharse? Y lo peor, confundir a un príncipe con un vulgar humano ... Debía pensar que ofensa estaba tocando mas mi orgullo, una elección no muy compleja. Justo cuando me disponía a levantarme, un chico que entro segundos después se puso a ayudarme. Al verme caer vino veloz para impedir que el daño fuera mayor. Gesticulando de mala forma le saque de en medio para levantarme. Mire al chico, su apariencia ... Era un humanos que entendí, odiaba a los suyos por como hablaba de los mismos. Ojos grandes, pelo azul y una cara aniñada que no había quien la reparara. De pronto mi cola atravesó la capa que la dejaba lejos de cualquier visión ajena, esta se movía alegre justo frente a mi, pasando por un lateral. - ¿Veis esto? - Dije orgulloso señalándose la cola, dirigiéndome a toda la taberna, donde solo humanos, contemplaban el espectáculo. Lógicamente dentro de este grupo, el chico que me ayudo y el que me golpeo también se encontraban. - No soy como vosotros, tampoco pertenezco a la raza de los namekianos ... - Susurre mientras avanzaba. Nuevamente el ego despertaba mi faceta mas característica, el amor propio. - Pertenezco a una raza superior ... Algún día me mirareis con miedo en vuestros rostros, estoy convencido de ello.-

Sin tiempo a mas reacción, el joven guerrero desaparecio, re-apareciendo justo frente a Larharl - Y tu vas a ser el primero en poder sentir ese sentimiento - Sin esperar una alternativa, retraso su mano con el puño cerrado y lanzo un golpe hacia la cara de nuestro pequeño nuevo enemigo. Un simple puñetazo, un golpe sin mas que podría hacerle callar. A todo esto, el movimiento fue tan veloz, que los allí presentes en la taberna, ante sus inminentes risas por las palabras de Vegeta, enmudecieron al instante. ¿Magia? Probablemente todos pensarían eso, otros tan solo entenderían la utilidad de el Ki, algo que pocos conocen
.

Spoiler:

Es un golpe, pero apenas tenemos Ki suficiente como para que ninguno de nuestros ataques sean mortales ni mucho menos, a si que no hay probelma xD
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Laharl el Jue Ago 09, 2012 1:55 pm

Laharl observó como un chaval ayudaba a aquel extraño chico de la capa que le había causado de alguna manera odio inmediato. Aquel chico, replicó a Laharl que no la debió pagar con el otro si este no le había echo nada, cosa que por un momento, hizo que Laharl se sintiera mal, pero luego reaccionó y le contestó. -Si aún no lo ha echo, acabará haciéndolo, lo mismo que tu, todos sois iguales.- Dijo Laharl sin cambiar la expresión de odio en su cara, pero cuando ya estaba a punto de irse, algo sucedió.

El chico al que había golpeado, se presentó de una manera arrogante, creyéndose superior a los demás -No me equivocaba, otro que se cree que tiene poder sobre todo.- Dijo en voz baja Laharl mientras observaba algo medio extrañado. Ese chico poseía una cola, como si de un mono se tratase, y además la movía ¿como diablos podía hacer eso?
pero ahí no acabo todo, de repente, el extraño chico apareció frenet a Laharl y le propinó un puñetazo en la cara, El intentó anclarse al suelo con los pies, pero no tardó en golpearse la cabeza con el marco de la puerta. ¿El también entrenaba artes marciales? No había otra explicación, pero aun así quedaba explicar lo de aquella cola... Laharl se incorporó a malas penas y miró con una expresión seria a aquel chico.

-Que demonios eres.- Dijo Laharl con voz seria mientras que apartaba la vista para mirar al otro chico. -Mi instinto no me había fallado, verdaderamente ese chaval no era normal.- Dijo Laharl mientras que cerraba el puño con rabia. Su primera respuesta sería iniciar una pelea, pero su mente discutía con su demonio si verdaderamente eso merecería la pena, si armaba mucho jaleo, lo echarían de la ciudad, y volvería al gélido paisaje que la rodeaba, obteniendo una muerte inmediata.

Laharl movió su lengua y escupió sangre sobre el suelo del bar, tras esto dijo unas últimas palabras: -A falta de humanos, ahora tengo como enemigo a un monstruo.- y se fue. Laharl dio un portazo y se sentó apoyándose en una pared de una casa cercana para terminarse el bocadillo, ya no tenía mucha hambre, pero se lo acabó igualmente. Tras esto se quedó un rato pensando sobre que debería hacer, el bar estaba apenas a unos pasos, podría volver y pelearse, pero... ¿sería conveniente?
avatar
Laharl

Mensajes : 21
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 21/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Zhown el Jue Ago 09, 2012 2:58 pm

El chico pelinegro al que el de la bufanda tiró al suelo de un empujón, se levantó mostrando una cola que le salía del culo. ¿Un niño mono? Pensé. Aquello era totalmente nuevo para mí, acostumbrado a huérfanos y poco más. Por lo visto los humanos no eran la única raza que habitaba la tierra, pero ... aquel chico parecía más humano que extraterrestre. Se puso a hablar entonces de cara a los que estaban dentro del bar consumiendo o bien alcohol o bien comiendo alguna nutritiva comida, alegando que era una persona de raza superior y que el primero en sufrir sería el que le había empujado. Todo este asunto hizo que mi hambre se relajase un poco, pero seguía sintiendo el estómago vacío. Terminaría esta riña de niños lo más pronto posible para meterle mano a mis bocatas. El pequeño entonces, rápidamente, se posicionó delante del de la bufanda. ¿Cómo lo hizo? ¿Acaso también era un luchador experimentado para su edad? Y en ese momento, le lanzó un puñetazo al otro chico, que dio de lleno en su cara y le hizo golpearse con el marco de la puerta. Sin embargo, a pesar de la ira que mostraba su cara, no decidió empezar una trifulca en aquel lugar, sino que se marchó. Aquello no me gustaba nada, no me gustaba dejar las cosas como estaban, por una tontería como esa. Conseguiría que lo arreglasen sea como sea, pensé chocando los puños entre sí, para luego acercarme al muchacho de pelo negro de punta y decirle con una cara seria de mala leche ~ Ve ahora mismo ahí fuera, tengo algo pensado para vosotros dos ~ dije para luego dar un golpe en una mesa con toda mi fuerza, la cual se rompió estallándose en el suelo una jarra de cerveza de un hombre que estaba sentado allí. Entonces, salí de la taberna con una cara de furia incontrolada al exterior.

Me fijé en que el muchacho de la bufanda no se había largado de la escena, sino que estaba apoyado en la pared comiendo su bocadillo. Le miré mientras levantaba mi ceja derecha a la par que cerraba mi ojo izquierdo, en una actitud prepotente y arrogante, para decirle ~ Tú también, mueve el culo ~ dije casi gruñendo, para luego andar hasta alejarme un poco del bar, quedando de pie y parado en una pequeña plazoleta donde únicamente había un pequeño pozo en el medio de este. Allí, levanté las dos manos mientras gritaba con fuerza ~ El último que quede en pie será el mejor ~ grité mientras una sonrisa sádica aparecía en mi boca. Cuando me daban los venazos por pelear, fuera quien fuera mi adversario, no me quedaba tranquilo hasta que podía pegarle un buen golpe. Y aquellos dos muchachos habían conseguido cabrearme hasta un límite insospechado. Dejé mi mochila en el suelo, mientras el frío azotaba mi pálida piel haciéndola entumecerse un poco. Entonces, esperé a que los dos jovencitos se dignasen a venir y plantarle cara al loco con el que se habían topado aquel día, mientras decía por lo bajo con una siniestra sonrisa ~ Y no pienso ser yo el que caiga ~ susurré mientras apretaba fuertemente los puños, haciendo que mis fibrados brazos se marcasen con varias venas por ellos, además de los músculos correspondientes, mientras la luna comenzaba a salir por lo alto del cielo y brillaba como una perla.
avatar
Zhown

Mensajes : 22
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Datos
Nivel: 7
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Jue Ago 09, 2012 3:20 pm

Mi golpe fue certero, impactando contra la cara de aquel joven. Al parecer había impregnado mucha fuerza en el y ello trajo que su cuerpo terminara por golpear una puerta haciéndolo caer al suelo. Toda una sensacion de superioridad cubrió el pequeño cuerpo de ese Sayayin. Miraba por encima de el hombro, ahora mas que nunca a todos los humanos de la taberna. Sacudí mi armadura para sacar los últimos copos de nieve ocultados bajo el color blanco de la propio armadura.

Aquel que oso ayudarme, ahora me pedía que abandonara la taberna tras el otro. Quería reunirnos a todos. No me negué en absoluto, tenerlos a todos cerca sería la ocasión perfecta para iniciar una batalla. Batalla, batalla ... Jamas podría decir que no a una. Entre palabras y palabras todo termino en una simple petición de pelea. O eran maricas, pues ya lograron ver mi clara superioridad ante ellos y cabía la opción de que fueran como yo, luchadores natos que buscaran batalla en cualquier momento. Lo casual, es que todos fuéramos muy jóvenes. Bueno aquel de pelo largo y negro daba la impresión de ser algo mas mayor que nosotros, pero no demasiado, probablemente rozáramos la misma edad.


- Pues que estamos esperando - Acote mirando hacia al joven que ya golpee en la taberna. Chute el suelo nevado para tirarle la nieve a la cara o por lo menos lo mas cerca posible, donde le molestara. no esperé ni a que diera el "si" para meterse en el combate, ahora ya estaba dentro,quisiera o no. Mientras el frió nevado avanzaba contra la cara de el peli/azul. Yo me lanzaba contra el iniciador de la contienda - No debes ser muy inteligente si quieres luchar contra mi después de ver lo visto - Me dispuse a entablar un ir y venir de patadas constantes con el muchacho.

Spoiler:
No toméis al pie de la letra lo que digo. La actitud de Vegeta siempre es así, se cree mejor y mas fuerte pero no quiere decir que lo sea xD


Última edición por Vegeta el Vie Ago 10, 2012 8:07 am, editado 1 vez
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Laharl el Jue Ago 09, 2012 3:36 pm

Aquel chaval que había socorrido al de la armadura, ahora los había reunido a todos para pelear. Quizás el dicho fuera verdad, quizás peleando se entiende la gente, y todo fuera por probar. -Bien, veamos si realmente sois tan fuertes como pareceis.- Dijo Laharl mientras que observaba a los otros dos. De repente, el chico de la armadura, lanzó nieve a Laharl, lo que le produjo una carcajada y una sonrisa infantil, que rápidamente ocultó. -Mierda, otra vez me he vuelto infantil por un momento.- Dijo Laharl en voz baja mientras su rostro volvía a cambiar al de enfadado.

El chico de la armadura se dispuso a atacar el otro, mientras que el otro parecía hacer lo mismo, cosa que a Laharl disgustó. -No estamos peleando para robar a alguien, ni para escapar de la policía, sino para ver quien es el más fuerte, por lo que hay que mostrar respeto. Me llamo Laharl.- Dijo Laharl mientras hacía una pequeña reverencia y se ponía en posición de combate.

Nunca antes había hecho una pelea así, normalmente peleaba en un uno contra uno, y rara vez en un dos contra uno, pero ahora la pelea era un caos, por lo que Laharl se mentalizó en atacar a diestro y siniestro, sin importar lo que hicieran los demás. -Zanzouken- Dijo Laharl mientras que rápidamente se movía, dejando un espejismo y apareciendo frente a los dos combatientes, tras esto lanzó sus dos puños para golpear a ambos en la cara.

Laharl se notaba más ligero que de lo normal, ahora que no combatía por estupideces, sino por diversión, se sentía a gusto peleando contra aquellos chicos que había conocido en el bar, que aunque a simple vista eran enemigos, había dejado de tenerles el odio que tenía hacia todos los humanos, una lástima que no pudiera pelear mas a menudo de formas como esta, en un sitio con mucha gente.

Spoiler:
Zanzouken (técnica del espejismo): Se basa en un rápido movimiento que deja impresa la imagen en el aire durante unos segundos.
avatar
Laharl

Mensajes : 21
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 21/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Zhown el Jue Ago 09, 2012 4:28 pm

Todo el mundo estuvo dispuesto a pelear. Aquello sería un todo contra todos, y podría demostrar mi valía además de conseguir apaciguar la ira de esos chicos canalizándola a través de sus puños. Como bien decía aquel dicho que me enseñaron desde pequeño, no hay mejor manera de conocer a alguien que a través de los golpes. Así que, como más o menos todos tendríamos una edad parecida, no me parecía nada mal intercambiar unos golpes bajo aquel manto de frío invernal. Nos serviría para calentar un poco, además de pasar un buen rato. Yo al menos disfrutaba de los combates, sin embargo, no sabía si los demás compartirían mi gusto. Y en cuanto todos estuvimos cerca, la batalla comenzó. El joven de pelo negro puntiagudo fue el que primero movió ficha en aquella partida del destino, lanzando de una patada un poco de nieve sobre el rostro del chico de la bufanda, el cual rió ante tal ofensa. Pero el joven no se quedó ahí quieto tras ese primer movimiento, sino que vino a por mí moviendo su cola para intentar patearme. Con la rapidez característica de un buen luchador, bloqueé sus patadas con los codos, intentando desviarlas para que no rozasen mi cuerpo o bien agarrándole para cambiar de posición y esquivarlas fácilmente. Aquel chico tenía potencial, por lo que dije en voz baja ~ Ahora sí que me voy a divertir ~ dije con una sonrisa maquiavélica. Pude escuchar a lo lejos cómo el chico de la bufanda se presentaba como Laharl, puesto que era casi como un deber el saber el nombre del enemigo al que te enfrentabas. Le respondí mientras me agachaba para esquivar otra patada del joven mono ~ Yo soy Zhown ~ dije para luego escabullirme rodando por la nieve y levantarme ágilmente para intentar golpear de un puñetazo el estómago del chico.

Entonces, cuando giré para ver qué hacía el de la bufanda, me encontré con una figura nebulosa más característica de la niebla que de un ser vivo. ¿Acaso aquel chico...? Me pregunté en el momento exacto en el que reaparecía delante de nosotros, para intentar golpearnos en la cara. Deslicé mi cuerpo hacia atrás, para apoyar mis manos en el suelo y dar una voltereta, esquivando el puñetazo del joven. Le miré con unos ojos llenos de sorpresa y dije ~ ¿Quién te enseñó eso, Laharl? ~ Pregunté, pues había usado una técnica de Artes Marciales que casualmente yo también conocía, aunque no fuera a usarla en ese momento. Aquellos muchachos me estaban sorprendiendo gratamente, pues sus habilidades para el combate estaban rivalizando contra las mías. Sin embargo, el duro entrenamiento que realicé no tenía que haber sido en vano, por lo que di un gran salto hacia atrás, separándome de los dos contrincantes, para abrir la plama derecha de la mano y comenzar a cargar energía. Una pequeña bola de color amarillo anaranjado apareció en ella. Con el tiempo, había aprendido a materializar mi ki, aunque de forma poco pulcra, pues mi camino como luchador todavía era muy largo. Una vez que la bola obtuvo una forma compacta, la lancé hacia los dos chicos, con el fin de que explotase al contacto con uno de ellos, o los dos a la vez.

Spoiler:
Onda de Ki: Consiste en lanzar una onda o esfera de ki o ,ya sea por las manos,pies o incluso los ojos (esta ultima solo Nameku)
avatar
Zhown

Mensajes : 22
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Datos
Nivel: 7
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Vie Ago 10, 2012 8:06 am

Estaba claro que el montón de nieve lanzado con el pie hacia el que posiblemente fuera mas joven de los tres, era una escaramuza y con ellos llegar hasta el mayor. La cosa es que logre hace lo que pensaba, aterrizar frente al moreno de apariencia ruda. Uno tras otro mis golpes eran bloqueados. Sin duda se trataba de otro guerrero, una clase de luchador a la que solía catalogar de esa forma. Entre nuestro intercambio de golpes, el otro chico, presentado por el mismo como Laharl, realizo un movimiento que bien podría ser instantáneo. Este se vio justo frente a nosotros arrojando dos puños contra nuestras caras, algo que sinceramente no esperaba. Zhown viendoselas venir, evito el choque, pero yo no. Su pequeño puño impacto contra mi mejilla izquierda, desviando mi cuerpo hacia la derecha, desequilibrandome. Claro, al no esperarlo, dicho impacto desestabilizo mas si cave a Vegeta.

Por si fuera poco, resbale en la nieve y me tope con el suelo. Un rasguño marco mi cara, mas concretamente la frente. Herida que no dejaba de sangrar. Levante el vuelo otra vez, tocandome el lugar afectado y mostrando una grata sonrisa - Laharl ... - Miro hacia el otro sujeto, el cual se preparaba apara otro ataque - Zhown - Un colmillo muy desarrollado desenfundaba por un lateral - Jajaja! ... Sois hábiles humanos, os he infrabalorado, pero no pasara de nuevo. Mi nombre es Vegeta - Tomando por fin enserio a sus contrincantes, me posicione de una forma para que los tres quedaramos en triángulo. Mis manos sonaba en el frió lugar, el roce de los guantes provocaba una melodía frustrante, pero que me faborecería. Tener la zona libre de sonidos ajenos ayudaría.


Zhown fue el primero. Materializo el Ki en una bola y lo lanzo hacia nuestra posición. Algo que no me sorprendió en absoluto, ese tipo tenía grandes cualidades al igual que el otro, serían complicados de vencer y eso le daba mucha mas emoción al encuentro. Para una posible sorpresa de todos, yo también acumule energía en mi mano, desarrollando otra bola de Ki. Esta sería lanzada posteriormente contra la de Zhown y ambas colisionarían para formar una inmensa humareda de nieve, escombros y basura. Algo que no desaparecería pronto ya que el aire escaseaba por el lugar.


A todo esto, el frió se incrementaba por momentos, aquello dejaba en claro que el día pasaba al olvido para dejar vía libre a la que podría convertirse en una noche monstruosa. Hoy tocaba luna llena, por suerte para todos, la gran polvareda de restos ocultaba su presencia a nuestros ojos. Se podría ocasionar un grave problema si Vegeta se transformara en Ozaru, pero el consideraba que era algo natural, de hecho la idea le encantaba
.

Spoiler:

Onda de Ki: Consiste en lanzar una onda o esfera de ki o ,ya sea por las manos,pies o incluso los ojos (esta ultima solo Nameku)
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Laharl el Vie Ago 10, 2012 8:27 am

Laharl había atacado a los dos enemigos, y aunque uno de ellos lo había esquivado hábilmente, el chico de la capa lo había recibido de lleno. No tardaron en presentarse como hizo Laharl, al parecer aquel humano normal era Zhown mientras que el de la cola de mono era Vegeta. Sin duda, tres nombres raros para gente rara como nosotros. No tardo mucho el combate en dejarlos a los tres en posición triangular, quedando todos equilibrados por igual.

El chico que parecía más grande, Zhown decía llamarse, preguntó por como había aprendido Laharl una técnica como esa, de artes marciales. -He viajado mucho y siempre me he interesado por los combates, por eso iba aprendiendo un poco de cada luchador que conocía.- Dijo e hizo una pausa antes de proseguir: -Lástima que no existiera un evento donde poder combatir por dinero, no llevaría una vida tan miserable.- Dijo Laharl y se volvió a colocar para combatir.

Aquel chico de la cola de mono, Vegeta decía llamarse, empezaba por fin a tomarnos en serio, y Laharl hizo lo mismo cuando vio asombrado el siguiente movimiento de sus contrincantes. Habían materializado bolas de Ki y las habían usado para pelear, era una técnica que a Laharl le había costado meses conocer y aprender, además de no saber usarla muy bien todavía. El problema vino cuando Laharl observó que trayectoria llevarían las dos bolas, al ser un triángulo, la explosión que causarían al colisionar la recibiría Laharl si no hacía nada al respecto, por lo que intentó concentrarse y realizar una onda para igualar la explosión y no salir tan herido.

Laharl cargó a malas penas una onda en su mano, ya que ellos habían comenzado primero, pero sobraría para frenar a las otras un poco, tras esto la lanzó hacia el centro del campo de batalla, era una de las técnicas mas útiles que tenía, pero aun no sabía controlar el ki bien, por eso le sorprendía las habilidades de los otros chicos. -Son realmente fuertes.- Dijo Laharl mientras se hacía un poco hacia atrás una vez lanzó la onda.
avatar
Laharl

Mensajes : 21
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 21/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Zhown el Vie Ago 10, 2012 8:51 am

Laharl respondió a mi pregunta afirmando que fue aprendiendo de cada batalla, por lo que supuse que tendría experiencia. Y en el momento en el que lancé la onda de ki, aquellos muchachos me impresionaron gratamente. Cada uno de ellos hizo otra bola del mismo tamaño en sus manos, el pelinegro neutralizando la mía y Laharl lanzándola también para que la explosión resultante no le dañase. Cuando colisionaron, un cúmulo de polvo y nieve cayó sobre todos, además de que tardaría en irse debido a la poca ventilación del lugar. La luna había alcanzado casi su máximo esplendor, reluciendo en lo alto del cielo. Entonces, el muchacho de la cola de mono se presentó como Vegeta. Cada uno teníamos un nombre distinto, pero nuestras habilidades estaban muy igualadas. Quién sabe si a lo mejor no ganaba ninguno de nosotros y había un triple empate, aunque desvié esos pensamientos de mi mente, pues la derrota no estaba entre mi manera de pensar. Sin embargo, dije por lo bajo ~ Seguro que me darán más que un dolor de cabeza, son buenos ~ dije para luego tensar mis músculos y prepararme para lanzar una ofensiva que pudiera hacerme tomar la ventaja en aquella situación.

Resoplé echando vaho por la boca, debido al frío, aunque en aquellos instantes no lo notaba mucho por el fragor y motivación de la batalla. Sin un respiro más, me lancé rápidamente a por Laharl, y cuando estuve a escasos metros de él, me agaché y lancé una patada circular con el fin de hacerle caer al suelo. Entonces, di un salto hacia donde estaba Vegeta, lanzando un codazo descendente según iba cayendo al suelo. Un duro gritó salió de mi garganta en tal momento, de forma que dije ~ Kyaah! ~ justo en el momento del ataque. Recuperé la posición y me coloqué defensivamente, con una pierna más adelantada que la otra, a la par que uno de los brazos, colocándome de lado. Laharl dijo con anterioridad que si hubiera sitios en los que los luchadores pudieran combatir por dinero, su vida sería un poco más plena. ¿Acaso aquel muchacho no conocía los Torneos de Artes Marciales? Le miré y le dije ~ Los hay, Laharl, exactamente en la Ciudad del Oeste se celebran Torneos ~ dije con una sonrisa, para luego añadir ~ Y allí es donde iré una vez que acabe con vosotros ~ afirmé con una mirada sádica y de psicópata cerrando el puño derecho como si de una promesa se tratase, esperando los movimientos de aquellos chicos que tan difícil me lo estaban poniendo.
avatar
Zhown

Mensajes : 22
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Datos
Nivel: 7
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Vie Ago 10, 2012 8:44 pm

Apenas hubo tiempo para que pudieramos hablar. Tan solo escuchar la voz de uno de los dos fue necesaria. Ya que en ese instante la niebla se marcho, dejando paso a una inminente noche estrellada. Las estrellas brillaban, en esta zona de el planeta apenas habían luces o algún tipo de contaminacion. Dicha contaminacion lumínica era inexistente y permitia observar con claridad la noche. En medio de aquellos puntos brillante uno de mas tamaño. La luna. Mis ojos quedaron prendada de ella y con el devenir de los acontecimientos mi pecho inicio la marcha. El golpe de uno de los enemigos apenas lo note. Uno, dos, tres.

No dejaba de latirme el corazón a una velocidad fuera de lo común. Los músculos de mi cuerpo se desgarraban mutuamente, creciendo de sobre manera. Ojos rojos como el mismisimo infierno. Las vestiduras veían un destrono notorio que no pasaría de ahí, solo la capa terminaría totalmente destrozaba con el crecer de la transformación. Me estaba convirtiendo en un monstruo. No podía apartar la mirada de el cielo. Reflejando la interminable luz de la luna en mis desprendidos dientes de animal. También la estatura del guerrero dio un cambio bestial. haciéndolo crecer muchos metros en muy poco tiempo. - ¡Grahhh! - El estallido de su voz. Aquel mono gigante no dejaba de gritar sin parar. Movía los pies peligrosamente para sus nuevos compañeros de batalla. Las casas cercanas y todo el que en ella estuviera moriría instantáneamente. El peso, la fuerza y la velocidad de movimiento para lo grande que era sin duda, podía catalogarse de sobre-humanas.



El ozaru abrió la boca mirando tanto a Zhown como a Laharl. Para después desprender una inmensa bola de Ki rosado hacia ellos. La explosión crearía un cráter de proporciones épicas. Aquel sayayin estaba totalmente descontrolado. Incluso el simple hecho de mover la cola era catastrofico. Pues lo que provocaba era un viento monumental.


Spoiler:

Post no muy extenso para que podais reaccionar. Recordad que no sabeis de el punto debil, si lo supierais esto terminaría rapido, ya que yo no me controlo y podría ser sencillo. Pero no es a si xD

PD: Zhown, has atacado a los dos, defendido y hablado despues en un mismo post, eso ni Goku en sus mejores momentos xD

En modo Ozaru aumento 20 lvls
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Laharl el Sáb Ago 11, 2012 9:49 am

Laharl continuó con la batalla, había recibido una patada que le había echo caer, pero con agilidad apoyó una mano en el suelo y saltó con intención de que su puño cayera sobre Zhown, pero entonces dijo algo. En una ciudad se llegaban a celebrar torneos de peleas ¡Era una fantasía de ganar dinero sin apenas trabajar echa realidad! Pero claro, ahi debían ir gente muy fuerte, quizás más que Laharl, debía mejorar, de echo se acababa de encontrar con dos chicos los cuales le estaban dando bastante guerra. -Entrenaré e iré a ese sitio.- Dijo Laharl mientras sonreía con decisión.

Pero eso no quedaba ahí, entre cháchara se había olvidado del otro chaval, el cual parecía estar sufriendo un ataque cardíaco, por lo que Laharl se decepcionó al no poder vencerlo con sus medios, pero eso no fue así, sino que empezó a mutar en un gigantesco mono que destruía todo a su paso. -así que por eso tenía una cola de mono, era un mono disfrazado de humano...- Dijo Laharl mientras observaba como este rugía y lanzaba una onda de ki. Laharl sonrió y lanzó el también una onda de ki contra la de aquel monstruo y rió a carcajadas hasta que... -Pero que...- La bola rosa del mono había pasado sin apenas notar la de Laharl, tenía un poder mucho mayor al de Laharl, no podría acabar con el tan fácilmente. -Cuidado Zhown, ¡no es un ataque normal!- Dijo Laharl mientras se alejaba de la zona donde iba a caer a malas penas pero... ¿por qué mierda se preocupaba por un humano? ¿que le importaba a Laharl que este muriera por culpa de una bola, y lo más importante, ¿por qué se sentía mal al descubrir que el chico con el que peleaba para ver quien era más fuerte de los tres era en realidad un monstruo haciéndose pasar por humano? Laharl intentaba concentrarse en el combate pero a penas podía, por lo que solo pensó que nunca podría con ese monstruo en su nivel de fuerza actual, debía entrenar y volverse más fuerte, para ello mientras se alejaba cuidadosamente del sitio, sacó un pequeño mapa y una brújula de su bolsillo, indicando hacia donde estaba la ciudad de los torneos, quedaba lejos pero eso el daría tiempo para entrenar. -Nos veremos pronto.- Dijo Laharl mientras echaba a correr del sitio hacia su próximo destino.
avatar
Laharl

Mensajes : 21
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 21/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Zhown el Sáb Ago 11, 2012 2:17 pm

Los dos muchachos eran bastante fuertes, de seguro que aprendería algo en aquel gran combate que estábamos llevando a cabo. La Luna estaba en lo alto, y el fragor de la batalla estaba alcanzando su punto álgido. Laharl pareció alegrarse al saber de los Torneos, pues dijo que iría a uno de ellos. En tal caso, me encontraría con él, lo prometí. Les miré a los dos con una gran sonrisa en la cara, aquello me gustaba, sería difícil salir de aquel lugar sin un moratón o un rasguño. Y de repente, le empezó a pasar algo extraño a Vegeta, ante la atónita mirada de los otros dos combatientes que estábamos en aquel sitio. Su pecho empezó a hincharse, por lo que di unos pasos atrás inconscientemente, colocándome en posición defensiva. Y entonces, empezó a crecer hasta proporciones inhumanas, al igual que bastante pelo de color parduzco comenzaba a salirle desde la piel, convirtiéndose en un mono gigantesco que rugió con bastante fuerza. ¿Así que por eso tenía la cola? No pude evitar reprimir un ~ Pero qué coño...Era un mono de verdad ~ dije, pues pensaba que la cola era un mero accesorio decorativo, por lo que mis ojos se abrieron de par en par, desequilibrándome mentalmente, al igual que Laharl, por lo que pude observar. Entonces, Mono-Vegeta comenzó a abrir la boca, para acumular una gigantesca esfera de ki. Mis ojos se abrieron hasta el tope, mientras Laharl gritaba que aquello sería peligroso.

Mi mente me dijo que corriera lejos, que abandonase la batalla pues aquel enemigo era imbatible con mis habilidades en ese momento. Y tras apretar los puños y la mandíbula con toda la fuerza de la que disponía, además de proferir un grito diciendo~ ...Joder... ~ no tuve más remedio que darle la espalda tanto a Laharl, el cual había comenzado a correr, tanto como al gran mono que combatía contra nosotros. Intenté alejarme de aquel lugar lo más rápido que pude, entonces lanzó la gran bola de ki sobre el suelo. Produjo una gran explosión que creó un pequeño cráter en el suelo. No consiguió dañarme, pero la onda expansiva producida hizo que mi cuerpo fuera empujado hasta que se golpeó con una casa, soltando un poco de sangre por la boca debido al golpe. Tal fuerte tenía aquel mono que una simple bola de ki había sido capaz de causar esos estragos y moverme en el aire como si fuera un simple muñeco. Muy a mu pesar, con todas las ganas que tenía de partirle el cuerpo a aquel chico, en el fondo de mi ser sabía que no estaba a la altura de ese contrincante, así que decidí alejarme del lugar. Por suerte, mi pequeña mochila también había sido trasladado cerca de mi situación, por la que me la colgué al hombro y salí corriendo en dirección contraria en la que estaba Vegeta, no sin prometerme que la próxima vez sería más fuerte y podría hacerle frente y no huir como un cobarde.
avatar
Zhown

Mensajes : 22
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Datos
Nivel: 7
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Vegeta el Lun Ago 13, 2012 7:19 am

caos y destrucción es lo que Vegeta estaba causando por todas partes, abriendo dolorosas brechas de odio hacia el gigantesco mono, que mas que un mono, con esos ojos rojos era similar al mismísimo demonio encarnado en animal. Se movía y por cada paso que daba la tierra temblaba a su paso. Muchas vidas fueron enviadas hacia el otro mundo de inmediato. Nadie podía hacer nada.

Bueno si, escapar como lo hacían los sujetos con los que combatía. Sin embargo entrar en razón no sería una poción para mi. Seguía lanzando inmensas bolas de Ki que probocaban grandes clataquismos en las montañas. Que imagenb, las frías puntas heledas de la ciudad del norte siendo derruidas literalmente. Con el pasar de la luna aquel gigantesco mono fue menguando hasta llegar a convertirse en Vegeta nuevamente. Tan solo su armadura y maya azul cubría su cuerpo, pero el niño inconsciente temblaba por el frió que la nieve le proporcionaba.

Dependía de la naturaleza que muriera o vivirá, ya no estaba en su mano.
avatar
Vegeta

Mensajes : 34
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 06/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y así comienza la historia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.