Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Queja y duda.
Miér Jul 17, 2013 6:23 pm por Miguel Santana

» Bleach Resurrection || Reapertura || Elite
Vie Mayo 03, 2013 7:45 pm por Invitado

» Academy Sweet Love - afiliación elite {recién abierto}
Dom Mar 10, 2013 12:26 am por Invitado

» Mudanza del foro
Sáb Ene 19, 2013 2:49 am por Son Goku

» Ficha♦ De Guku
Jue Nov 08, 2012 2:13 am por Guku

» Holaa a todos¡¡¡
Jue Nov 08, 2012 1:48 am por Rock Masters

» Algo cae del cielo
Mar Nov 06, 2012 12:01 am por Rock Masters

» Fanfic´s world [Normal]
Lun Oct 29, 2012 4:57 am por Invitado

» Pandemonium World RPG - Afiliacion Elite
Sáb Oct 27, 2012 9:50 pm por Invitado


Eternal Designs Melody KhRol LOS 2 Boton de 50x100Boton de 50x100Boton de 50x100
Staff












Si tienes alguna duda, sugerencia, queja, no dudes en hacerla AQUI también si quieres pueden mandar un MP a los miembros del staff, te contestaremos lo más rápido que nos sea posible.
Proteccion, publicidad, servicios

No nos plagies, te denunciaremos... te vigilamos.

Al Ombligo del Mundo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Mors el Miér Jun 27, 2012 1:10 am

Caía la noche sobre la gigantesca ciudad que se hacía llamar la "Capital" de la Tierra, lugar donde vive el Rey. Ciudad Central, llena de tecnología, ruidos..demasiado molesto.- Qué fastidio - Para la peculiar actitud del peliblanco, era algo que no terminaba de calzar. Algo demasiado bullicioso, simplemente no podía soportarlo. Aun si le agradaba la música desde diferentes puntos, el oír a las diez de la noche tanta contaminación acústica como en el día, hacía que el ceño del joven se frunciera. No tenía ánimos, pero tenía que pasar la noche en la ciudad antes de partir..hacia pocas horas había llegado montando a la V-Max, antes de volverla cápsula nuevamente.- Veamos..-

Las dos orbes grises buscaban entre los carteles luminosos de la gran ciudad alguno que tuviese que ver con un hotel. No tenía demasiado dinero, y quizá hubiese sido mejor dormitar entre un callejón, pero ya había tenido años atrás una mala experiencia durmiendo en una ciudad a cuestas de las calles oscuras, y no había sido lindo. La mayoría de sus pertenencias habían sido robadas, pero por suerte, no tardó en recuperarlas. Era algo típico de ver en una ciudad de gran tamaño, en un mundo corrupto que muchas veces era injusto con unos, y demasiado bueno con quien no lo merecía. No es que quisiera castigarlos..pues así es que la casualidad, o el destino, los había puesto.- Creo que no encontraré nada en absoluto - Se detuvo frente a un gigantesco edificio lleno de habitaciones. El dinero que portaba no alcanzaría ni para estar diez segundos en el salón de estar, y era el único que tenía habitaciones libres..

- Tendré que ingeniármelas - Sonrió de medio lado mientras se adentraba en un callejón sin salida. Escaleras de incendio recorrían los sucios y en completa penumbra callejones de esa zona, por lo que podría escalar hasta el final. Las azoteas siempre eran buenas para pasar la noche, siempre que ninguno de los inquilinos note tu presencia. Leyes de supervivencia, siempre presentes, y el oportunismo por el frente.- Es una suerte que solo los borrachos y desesperados estén a estas horas - Hablaba para si mismo, mientras escalaba con relativa rapidez los diez pisos de un edificio de frente dorado. Los costados tenían un oscuro peculiar, como el de las noches de esas fechas, con detalles del mismo dorado que la fachada.

En un minuto estaba limpiando sus ropas polvorientas por el roce con las escaleras, había tenido que usar las de emergencia, que estaban en caso de que las de escape no funcionaran. Era lo mejor, las otras..cuando intentó subir, eran demasiado ruidosas. El bullicio normal de ese horario podría haberlo cubierto, pero no era momento de arriesgarse. Alzó la cabeza y observó al infinito, encontrando al astro lunar. Estaba semi-completa, radiante, y círculos casi imperceptibles parecidos a un arcoiris le rodeaban. Sabía de algunos sabios conocidos, que presagiaban muchas cosas..a veces que algo malo ocurriría, otras, que algunos aun así, tendrían suerte.

¿Sería el momento de tener suerte del chico de tez morena?
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Kurota el Dom Jul 01, 2012 7:29 am

Ya que me encontraba en la ciudad del norte y me dirigía a la ciudad del sur me encontré en mitad del viaje con la gran ciudad central.
Me tomo la noche en aquella ciudad gigante, potencia de la tecnología y hogar de gran cantidad de habitantes, suelen recibir muchos visitantes gracias a su gran cantidad de comercios.

Podría ser un lindo lugar para pasar el día, pero durante la noche era un lugar muerto, todos los habitantes dormían y los visitantes no tenían nada nuevo que encontrar en la noche, todo por lo contrario lo que ganarían es que les robaran hasta la ropa interior, ya que las ciudades grandes se caracterizan por tener muchos criminales y criminales profesionales, por eso solamente se encontraban en las calles borrachos e indigentes, pero a mi no me importaba que me intentaran asaltar, ya que ningún ladrón barato podría quitarme mis cosas así como si nada, sino que tendrían que luchar mucho para poder sacarme algo, lo sabia por que ya una vez me había enfrentado a 3 bandidos a la misma vez y no me habían logrado vencer, de ese modo no esperaba que una segunda vez fuera diferente.

De pronto veo a un tipo peliblanco que también vagaba solitario por la ciudad, en un momento se detiene y al parecer buscaba algo en los edificios, es entonces cuando camina en dirección a un hotel al cual observa su cartel por unos segundos y nuevamente continua caminando lo que me parece muy extraño ya que se encontraba bien vestido por lo que supuse que no tendría falta de dinero y que la razón por la que no se quedaría en el lugar seria otra muy distinta de la cual solo el tendría conocimiento, también llegue a suponer que el hotel estaría totalmente ocupado, ya que por la fecha en la que nos encontrábamos muchos visitantes se aparecían por acá y podrían haber ocupado todos los hoteles de la Gran Metrópoli, entonces decidí seguir al muchacho que de forma muy misteriosa se dirige a un oscuro y muy sucio callejón sin salida, el desconocido comienzo de pronto a observar las escaleras de incendio las cuales no se encontraban en un muy buen estado, desde donde yo lo observaba el no me podía ver por lo tanto continué escondido, en un momento intento subir por las escaleras pero dieron un gran rechino, por lo que en el momento se movió a las otras escaleras que se encontraban al lado de estas, las cuales no emitían sonidos molestos, logre ver como subía en un segundo aquellas escaleras las cuales abarcaban una distancia de diez pisos y creí que se trataba de un ladrón que estaba planeando un robo a una de las habitaciones del edificio.

Por eso corrí hacia el callejón y también empecé a subir las escaleras detrás de el, pero al parecer ya se encontraba encima del edificio, pero no podía perderle de vista por lo que comencé a subir con mayor rapidez y cuando pensé que ya se encontraría del otro lado del edificio entrando por una ventana, acabe de subir el edificio y con el impulso que traía salte por encima del muchacho el cual se encontraba acostado en la azotea observando el cielo, lo cual me sorprende mucho ya que en mi cabeza yo tenia entendido que el sujeto pensaba asaltar el edificio. -Perdón yo, no se que decir, de veras creí que estabas haciendo otra cosa,perdona mi imprudencia, si te eh molestado no fue mi intención- , me disculpé ya que estaba muy equivocado con respeto al muchacho de cabello blanco, pero en un momento también pensé que lo educado seria también presentarme ante el desconocido -Mi nombre es Kurota- y agache la cabeza arrepentido de mi error.


Spoiler:
off: Perdón si me quedo un poco sin gracia pero es que estaba un poco dificil
avatar
Kurota

Mensajes : 49
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Edad : 20
Localización : ...............

Datos
Nivel: 43
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Mors el Dom Jul 01, 2012 5:19 pm

Ladeo sus ojos hacia derecha e izquierda cuando había terminado de subir. Por alguna razón tenía una extraña sensación, a lo que alzó su ceja en señal de confusión. Había algo raro, pero por ahora, era mejor seguir como estaba..no podía dejarse llevar por el sentimiento de paranoia, después de todo, no era algo común en él. Una vez arriba, estiró como pudo su cuerpo, haciendo crujir de forma leve sus huesos y liberar de la tensión anterior la mayor parte de sus músculos, antes de sentarse y comprobar a la luna. Debía faltar la mitad del mes para que apareciese la luna llena..

..Hasta que otra misteriosa sensación asaltó su mente. Ahora era más fuerte, una especie de ruido sumamente leve le alertó. Giró su cabeza hasta la posición normal, y allí lo notó. Una figura de altura considerable apareció cercana a las escaleras. El cabello largo llegaba hasta la altura de sus hombros, y vestía con una combinación de blanco y negro del torso para arriba y pantalones azules de mezclilla. Sobre su cuello una pañoleta anaranjada estaba posada, cubriendo parte de su cuerpo.

No pudo evitar pensar en que debía pararse en ese instante y pelear..pero cuando iba siquiera a intentarlo, escuchó la voz del chico.. ¿Se estaba disculpando? Su confusión aumentó a niveles estelares en ese momento. No le había visto hacer nada que provocara un daño hacia su persona, y tan solo le había interrumpido entre lo que podría haberse quedado dormido. "Kurota" fue el nombre que escuchó de él. Con lentitud rasqué mi cabeza con la mano derecha, pensando en qué diablos podía improvisar en una situación como tal.
- Uh.. Un gusto, Kurota - Se incorporó de forma lenta, estaba recargado cerca de un pilar que parecía ser una antena satelital, antes de ser interrumpido.

- Supongo que debo decir mi nombre también..- Ladeó la cabeza hacia un lado, aun con el sabor de la confusión en sus pupilas gustativas. Simplemente exhaló un suspiro tan leve que debía ser imperceptible para el otro, antes de volver a hablar y cruzarse de brazos.- Mi nombre es Mors..- Su mirada volvía a tomar ese tono "penetrante" que normalmente le caracterizaba. Ahora estaba más seguro de si mismo, suponía que un intercambio de nombres ayudaría a la comprensión de lo que había sucedido. Miró de nuevo al chico de pies a cabeza, esperando ver un indicio de un presunto ataque, mas no encontró nada.- Creo que no te molestará si pregunto.. ¿Porqué te disculpas? - Lanzó la bomba sin moderación alguna, aun tenía esa tremenda duda recorriendo cada neurona que provocaba los impulsos nerviosos, cada célula..cada pensamiento. Había que admitirlo, la situación lo había atrapado.

Posó, de todas maneras, su diestra sobre el arma de oscuro color dentro de la gran gabardina negra que le cubría el cuerpo. Tenía le mango ya tomado, preparado por si debía usarla. El ligero brillo el astro que recidía en el cielo provocaba que el arma tuviese un ligero reflejo. Si el otro admiraba bien sus movimientos, podría haber notado cuales eran sus intenciones, pero era solo cosa de esperar.. Aun así, algo le decía que no habría problemas, al menos, no aún.
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Kurota el Lun Jul 02, 2012 1:09 am

En el momento en el que le pedí disculpas, pude ver como el joven ponía cara de confuso.
Pero en cuanto me nombré pude ver como levantaba su brazo lentamente entonces en ese momento me paso por la cabeza que tal vez se levantaría a luchar ya que yo lo estaba interrumpiendo, sea lo que sea que esta haciendo, y de pronto veo que era para rascarse la cabeza, y de pronto cuando apenas pasaban unos dos segundos- Uh.. Un gusto, Kurota - al parecer me estaba respondiendo pacíficamente por lo que me da a entender que no esta enfadado con migo.

De pronto Veo como apoya una mano en el suelo y se levanta suavemente - Supongo que debo decir mi nombre también..- dijo ladeando levemente su cabeza, al escuchar sus palabras supuse que me diría su nombre así que me quede en silencio mientras esperaba que me lo dijera y antes de siquiera decir una palabra cruzo sus brazos, entonces si lo escuche decir - Mi nombre es Mors..- y una vez que se nombro noté en el una mirada penetrante que podría llegar incluso a dar miedo, pero lo cual fue solo en un momento y por primera vez logre verlo mas calmado, por lo que yo también me calme un poco, aun que tenia un mal presentimiento que aun no me dejaba estar totalmente en paz, no sabia si era que estaba frente a un desconocido o si era algo que aun no conocía sobre el, pero sospechaba que lo sabría muy pronto.

Enseguida el recién conocido Mors, volvía a observarme mirándome de arriba a abajo, lo cual era extraño ya que parecía que indagaba en mi algo extraño o sospechoso, pero al parecer no teniendo éxito en su búsqueda, dijo - Creo que no te molestará si pregunto.. ¿Porqué te disculpas? -, lo cual no fue una sorpresa para mi ya que me estaba preparando para esa pregunta aun que no esperaba que lo hiciera tan enseguida, pero ya que lo había preguntado simplemente debía confesar la razón por la que le había pedido disculpas. -No no hay problema, lo cierto es que te seguí por que creí que tenias pensado robar este edificio, entonces al ver que no era así y lo único que había echo era molestarte decidí disculparme contigo- una vez que termine de decirle todo vi como hacia un movimiento lento hacia su cintura y colocaba la mano por debajo de la gabardina, pero no lograba ver que es lo que hacia cuando de pronto la luna que no se encontraba en su fase completa, se reflejaba en algo de su cintura, tal vez podría ser una especie de arma, pero no tenia seguridad por lo tanto decido continuar como si no hubiese visto nada. - ¿ Y Por cierto, que estabas haciendo aquí arriba?- Pregunte achicando un poco los ojos y frunciendo una ceja, mientras también movía mi cola dejándola visible ya que anteriormente se encontraba tapada por mi cuerpo.

Fue ahí que escuche como se se despedazaba algo de cristal, podría ser un baso o un vidrio de una ventana, fue por eso que me agache un poco ya que podría algún inquilino haber notado nuestra presencia, pero un instante después de el sonido un gato pasa corriendo a gran velocidad, lo que me da a pensar que el gato habría quebrado unos de losa floreros que se encontraban en las ventanas del apartamento, por lo que digo -Creo que no es buena idea estar mucho mas tiempo acá ya que los inquilinos pueden subir en cualquier momento para ver que es lo que sucedió -. y así tras mis palabras vuelvo a erguirme a la espera de alguna señal de Mors que me indique que saldremos a conversar en otro lugar.
avatar
Kurota

Mensajes : 49
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Edad : 20
Localización : ...............

Datos
Nivel: 43
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Mors el Lun Jul 02, 2012 3:29 am

Todo había sido relativamente calmado mientras el chico pelinegro oía lo que tenía que decir. El peliblanco estaba ahora tranquilo, ya había aclarado con él la pregunta, y en cuestión de segundos estaba ya recibiendo la respuesta del chico de la pañoleta. No pudo sino que evitar tentarse de la risa, algo que en los primeros segundos pudo contener con grata facilidad. Aun así, no le faltó demasiado tiempo para sucumbir. Cubrió su boca con la mano que no sostenía el arma y dejó escapar una leve risa. ¿Él? ¿Robando? Hasta ahora no se había dedicado en ningún momento a hacerlo.. Todo lo que poseía había sido obsequiado, o ganado en buena ley. Que alguien llegase a pensar que él era un ladrón era gracioso, pero comprensible..no todos los día se ve a una sombra con una mota blanca en la cabeza caminar con sigilo, menos escalar

- ¿Sabes? Es gracioso que pensaras que soy un ladrón..- Su mirada se suavizó durante un leve instante, luego de haber recibido la pregunta del otro. Procedió simplemente a contestarle con calma, antes de volver a su posición anterior y soltar el arma. Su cuerpo recargó la mayor parte del peso sobre el pilar, dejando que a las palabras de su boca escapar.- No había lugar en ninguna zona para dormir, así que pensé en quedarme aquí arriba, pero veo que no terminó siendo una buena idea..- Rascó su pierna con la punta de su zapato platinado, hasta que notó que eso podía malinterpretarse. Tampoco es que la compañía del otro fuese mala, solo..inesperada.- Porque me descubriste, claro, pensé que podría ocultarme mejor - Arregló la situación al instante antes de mover la cabeza hacia un lado, haciendo crujir el cuello. Era una costumbre que algunos consideraban mala, pero no era algo que pudiese quitar con facilidad.

Aun así, la presunta calma con que venía la respuesta se esfumó. El endemoniado sonido de algo rompiéndose provocó que su cuerpo se tensara por completo. Con el ceño fruncido y como si de una especie de gato se tratara pisó con fuerza hacia el frente, dejando salir ambas armas que poseía a la vista, las cuales tomó sin duda alguna. Cuando logró figurar bien, notó que podría ser algo malo una reacción así, pero suponía que acabaría bien cuando escuchó al gato correr.
- Estúpido gato..- Posó de nuevo ambas armas en la cintura y negó hacia los costados. Otra de las reglas que le habían inculcado sus padres, nunca podía darse por confiado, y si lo hacía, tenía que estar preparado para reaccionar, o resignarse a morir.

Caminó con lentitud hasta la altura de donde había oído al gato, mientras oía las palabras del otro. Era cierto, no era buena idea quedarse ahí por mucho tiempo, o serían descubiertos. Aun así, el único y gran problema era.. ¿Donde podrían estar? Quizá esa noche no estaba hecha para dormir plácidamente entre los brazos de Morfeo. Quizá esa noche estaba preparada para más cosas..
- Tienes razón, supongo..- Bajando la mano con cuidado notó al gato que les había metido en este problema actual. Su pelaje era tan oscuro como el cielo, o lo que se veía por la incandescente luz de Ciudad Central por la noche. Ojos amarillos, para cualquier sería algo para asustarse, o de mala suerte. Podría ser un signo, o simple coincidencia..si es que las coincidencias existían, o solo lo inevitable.

- Minino malvado, nos metiste en este embrollo, y ahora irás con nosotros - Con una leve sonrisa acarició el lomo del animal, el cual le siguió con confianza hasta el borde del edificio. Mors giró la cabeza contra Kurota, mientras desplegaba una ligera cantidad de Ki en su cuerpo. Era lo suficiente como para aguantar el ajetreado camino hasta el piso.- ¿Vienes? Tenemos que movernos ya, escuché unos pasos - No era mentira lo que decía. Unos apresurados pasos se movían por el piso de abajo, buscando la razón del sonido. Quizá era un guardia o uno de los inquilinos, molesto por el ajetreo, no importaba.- Te espero abajo - Como si fuese algo común y corriente, se lanzó desde el piso hasta abajo. El viento recorriendo su cuerpo le daba cierto aire de libertad, esa ansiada libertad que lograba cuando volaba.. Logró posar con dificultad un pie en la pared antes de acumular lo suficiente para volar y caer con gracia en el suelo, quedando arrodillado. El gato había seguido su camino, corriendo por entre las escaleras con el típico refinado, pero sigiloso movimiento felino.
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Kurota el Mar Jul 03, 2012 8:30 pm

Después de mis palabras logre ver como la cara del muchacho cambiaba de humor rápidamente, no sabía cuál era el motivo de ello, ni tampoco podía saber qué es lo que pasaba por su cabeza, así que decidí esperar a que el me lo aclarara cuando al parecer se le escapaba una pequeña risa la cual intentaba aguantar colocando su mano en la boca. Yo me comencé a encontrar cada vez mas confundido, pero a la vez me llegaba a molestar, ya que parecía ser una risa un poco burlona.

- ¿Sabes? Es gracioso que pensaras que soy un ladrón..- Mantuve el silencio mientras esperaba que respondiera mi otra pregunta. Mientras él se apoyaba en un pilar que se encontraba a su izquierda, Y que casi simultáneamente - No había lugar en ninguna zona para dormir, así que pensé en quedarme aquí arriba, pero veo que no terminó siendo una buena idea..- . Fue entonces cuando creí que no se encontraba muy gustoso con mi presencia, y si era así no tenía intenciones de molestarlo, por lo que estaba dispuesto a marcharme del lugar. Cuando escuche que al parecer se explicaba mejor sobre sus palabras - Porque me descubriste, claro, pensé que podría ocultarme mejor - en ese momento lo comprendí. El simplemente no se había explicado bien.

Pero cuando el extraño sonido del gato quebrando los jarrones se escucho. El joven saco rápidamente dos armas de su cintura, y las apuntó hacia adelante, fue mientras aparecía el gato, que me di cuenta que había sido una de sus armas en lo que la luna se había reflejado momentos antes. - Estúpido gato..- fueron las palabras de Mors el cual volvió a guardar sus armas, y salió caminando lentamente. - Tienes razón, supongo..- volvió a hablar Mors, una vez que lo escuché , creí que me diría donde podíamos ir, pero no insinuó ni una sola palabra sobre eso siendo que sus palabras fueron - Minino malvado, nos metiste en este embrollo, y ahora irás con nosotros - en ese momento no lo entendí ya que yo no había vuelto a ver al animal, pero cuando observo con más atención al costado de él pude ver como acariciaba al felino con suavidad, y de un momento a otro salió caminando hacia el borde del edificio mientras lo extraño era que el animal lo seguía de pronto menciono que había escuchado pasos , que me esperaba abajo y de un momento a otro salto del edificio. Yo corrí hacia la orilla y lo vi como bajaba lentamente por el aire ¿estaba volando? , no sabía que eso era posible.

Observe al otro lado del callejón y había una columna de luz, en ese momento me surgió una brillante idea, y sin pensar dos veces tome un poco de distancia y salte hacia el otro lado del callejón sin dificultad, pero me dio un gran nerviosismo, por la adrenalina de estar en el aire y no saber si mi idea de deslizarme por la columna funcionaria o no. pero una vez que logre abrasarme de ella con ambas manos, creí que todo estaba bajo control, fue cuando estaba en medio del camino que comencé a sentir un ardor en las manos, era obvio que era por el rozamiento con el material de la columna, y faltando tan solo 4 metros para llegar al suelo, no logre contener mas el dolor y me vi obligado a soltarme, y mientras me caía tuve que ingeniármelas para no fracturar mis piernas al aterrizar, y en cuanto estaba tocando el piso, simplemente flexione un poco mis piernas para amortiguar un poco el golpe, y me di dos vueltas hacia adelante, volviendo a quedar de pie. Al parecer mi aterrizaje había sido satisfactorio, ya que no sentía ningún dolor en las piernas, tan solo me ardían las manos.

Quería preguntarle cómo era que había volado, ya que no tenía la mas mínima idea, pero antes de preguntarle cualquier cosa, presentía que debíamos salir del lugar lo antes posible ya que los habitantes podían entender que estábamos les estábamos molestando desde allí abajo. Sin más vueltas dije - Ven, salgamos de aquí aun podemos ser vistos, y yo no estoy interesado en tener problemas con nadie- pues se podía ver una figura en la ventana la cual estaba por abrir las cortinas, y al momento de hacerlo era obvio que nos vería. Así que corrí hacia el frente del edificio, donde la figura de la ventana, ya no me podía ver. - Ahora me siento más seguro- Pensé en vos alta.
avatar
Kurota

Mensajes : 49
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Edad : 20
Localización : ...............

Datos
Nivel: 43
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Mors el Sáb Jul 07, 2012 4:50 am

Una vez había llegado abajo notó como el bajo ya estaba a pocos metros de si, dando un largo salto, a lo que terminó entre los brazos del peliblanco. Sonrió de forma leve antes de dejarlo en el piso, ocasionando que el felino rodeara sus piernas con lentitud, se había acostumbrado un poco a su presencia, o eso parecía. Pudo ver luego como arriba el otro comenzaba a bajar por una columna de concreto que en su final tenía una potente luz que alumbraba igual que toda la alegoría de la ciudad, provocando un efecto demasiado luminicente para su gusto. Mientras bajaba se movió unos pocos metros de su por ahora "compañero", dandole espacio. Si no mal estaba, la fricción..- Me lo imaginaba..- Susurró tan leve que fuese imposible que el otro lo escuchase. La fricción provocada por las manos de una persona contra un objeto, calentaba a ambos. La suficiente fricción podía provocar quemaduras, y era así como funcionaba un principio de supervivencia: Frotar dos piedras para sacar chispas, o frotar dos palillos lo suficientemente rápido para encenderlos.

El salto fue algo sorpresivo. Nadie normal podría soportar un salto de tal altura, y caer de tal manera que no le sucediese nada. Quizá era un luchador..debía preguntárselo después. De por si el chico era interesante, haber detectado su presencia y haberle seguido: No cualquiera que tuviese cerebro seguiría a alguien, sin ser fuerte. Últimamente todo estaba demasiado peligroso, pegas un ojo..y al siguiente segundo te quedas únicamente en ropa interior. El solo pensamiento de ello le hizo recorrer un ligero escalofrío por la espalda, estúpida imaginación.
- Shh..- Bostezó de forma leve. Había olvidado que subió para poder pasar la noche, y si podía, dormir, pero ahora..tendría que vérselas para que el sueño que pronto le atacaría con toda la artillería, no le venciera. Era el peor enemigo actual, Morfeo con su ejercito de serafines era de temer.

Luego de oír sus palabras cuando llegó al piso, noté a lo que se refería. En una ventana cercana, una sombra se movía entre la luz de los focos de luz. Debía haber escuchado, y ahora solo estabamos siendo presa de otra mala suerte del momento. Quizá solo era eso, era el momento de mala suerte para el du Letum. Agitó la cabeza de lado a lado mientras seguía la figura de su acompañante, siendo seguido también por el minino por detrás. Habían logrado evitar uno de los problemas, pero en su mente, el de tes ligeramente tostada sabía que algo más estaba por venir..

Como si fuese un pájaro de mal agüero, ahora sucedía. En frente de ellos un par de borrachos habían iniciado una pelea, pero no era una pelea común. Ambos tenían navajas de gran filo, por lo que se notaba gracias al brillo lunar, intentando como podían con sus tambaleantes cuerpos de dañar al otro. Personas interesadas por ver quien sería el primero en derramar sangre, tal como la sociedad solía hacer, se acercaban a ver. Poco a poco se iban acercando los dos que protagonizaban el acto de estupidez, una pelea que de seguro no había sido más que por quien le pegó al otro, siendo que por accidente una pequeña ventisca pegó con fuerza sobre uno de ellos..
- Carajo - Mordió el labio inferior y pasó la diestra por su cabello. No le agradaba ver como incurrían tales cosas, pero sabía de la existencia del honor. Aun así..estaban borrachos. ¿Podía un borracho tener el sentido común y conocimiento de lo que el honor era? Quizá debía detenerlos.. Echó una ojeada al pelinegro de la pañoleta antes de comenzar a hablar.

- ¿Deberíamos intervenir? - Una parte de su interior deseaba poder detener a uno, a pesar de estar usando armas para dañarse el uno al otro. Por lo que se gritaban, parecían ser amigos, y no desde hacia poco tiempo, pues hasta a los familiares muertos sacaban en juego. Dio un paso hacia adelante, como si estuviese decidido aun a pesar de que preguntó y guardó entre sus ropas ambas armas, impidiendo que se vieran en absoluto. Sería mejor si nadie se enteraba.. Se agachó y acarició la cabeza del gato, hablándole, esperando que le entendiese.- Espérame aquí, ya vengo - Le regaló una leve sonrisa, antes de ponerse en rumbo hacia el frente. Las personas ya estaban en un círculo mal confeccionado, dejando facilidad a ver lo que hacían esos dos. No había vuelta atrás..avanzó a paso firme y tomó el hombro de uno del enardecido público, alejándolo del camino. Uno, dos, tres..cuatro, cinco, seis, seis logró apartar mientras llegaba al centro. No faltaba quien intentaba golpearlo o le insultaba, pero simplemente los evadía o no les daba interesa alguno.

Una vez allí extendió su mano hacia adelante y dejó su cuerpo de lado. La mano quedó en forma de palma, mientras la otra se escondía tras su espalda. Un estilo peculiar para el momento, pero todo tenía su razón..había aprendido que contra el manco, siempre iba el confiado. Era lo mejor para demostrar que era cierto.
- Ustedes dos, separense, o me veré obligado a separarlos - Algunos abucheos del público se hicieron presentes, mientras otros simplemente vitoreaban al joven: Más sangre para derramar. Uno de ambos, el más consciente y quien no había golpeado a su compañero, le miró con odio y escupió al piso.- Tú no me ordenas, chaval estúpido - Totalmente iracundo se lanzó contra el de gabardina, mientras el otro comenzaba a reaccionar ante lo dicho. No sabía aún qué hacer en tal situación, pues podría atacar al de cabello blanco, pero estaría de acuerdo con lo que el otro hizo..una leve confusión y pelea mental comenzaba.

- Mala decisión - Con confianza, adelantó el pie izquierdo, dando la sensación de que se deslizaba contra el asfalto. El sonido de su peculiar zapato contra el suelo era fuerte, lo suficiente como para alertar de lo que estaba haciendo. El puño escondido en la espalda se movió con rapidez contra el otro. Su cuerpo se había agachado, logrando esquivar un ataque directo al corazón, que simplemente logró cortar de forma muy leve la gabardina. La boca del estómago del borracho fue impactada con fuerza, haciendo que cayese de forma irremediable al piso, gruñendo y tosiendo por la falta de aire provocada. No sabía que hacía el otro, pero por ahora no estaba consciente de ello..solo tenía su mente en el oponente.
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Kurota el Lun Jul 09, 2012 7:56 am

Cuando miro hacia mi izquierda pude ver que el peliblanco se encontraba allí, y un poco más alejado estaba el Gato. Pero Mors se encontraba muy callado y miraba hacia abajo como pensando en algo, no conocía la razón de ello, pero aun así presentía que no debía de ser nada bueno ya que con su cara se podía llegar a entender. Fue entonces cuando escuche como dos personas que discutían, así que mire hacia adelante y dos de los borrachos, se levantaban muy agresivamente, al parecer lucharían. Pero aun no sucedía nada cuando de pronto uno saca una especie de cuchillo pequeño, tal vez una navaja o algo por el estilo, por un instante pensé que tendría que intervenir para que no matara al otro. No había terminado de pensarlo cuando el otro también se movía rápidamente sacando otra navaja, al parecer seria una lucha mas pareja pero estaban como encarnizados, por lo que no se detendrían hasta que uno se encontrara muerto, en ese momento el de gabardina, levanto la cabeza y observo a los borrachos mientras que la gente se acercaba -Carajo- fueron las palabras del muchacho, apenas pude ver cómo me observaba por un leve instante. Y dice -¿Deberíamos intervenir?-. Yo no estaba seguro de si intervenir era una buena idea ya que había mucha gente a la que le gustaba apoyar a las peleas, y no le gustaba que nadie los detuviera. Pero por otra parte dejar que uno de los dos se muriera en el lugar era también un acto de cobardía.

Me encontraba a punto de responder a su pregunta cuando lo veo que da un paso al frente, se agacha y acaricia al felino mientras le dedica unas palabras - Espérame aquí, ya vengo -. ¿Estaba hablando con el gato? pues no creía que el gato le hiciera caso, si se lo hubiera dicho a un perro podría ser más coherente. El muchacho camina en dirección a la multitud de gente que rodeaba a los borrachos, y lo que me llamó la atención completamente fue que de manera extraña el gato se quedaba en el lugar, no lo estaba siguiendo, rápidamente el joven se estaba colando en medio de la gente sacando uno por uno. Corrí hacia el lugar pero a mí no me dejaban pasar, no sabía cuál era la razón, así que regrese unos 10 metros y comenzó a correr en dirección a ellos, y en cuanto me encontraba a 1 metro del grupo de gente, di un gran salto el cual me ayudo a caer casi en medio de ellos, pero al parecer el peliblanco ya tenía a uno de los borrachos en el suelo, parecía quejarse mucho y respirar con dificultad así que me imagine que lo había golpeado en el estomago. El otro ebrio no perdiendo la oportunidad de golpear a su enemigo, corrió en dirección al malherido. No podía permitir que lo golpeara ya que si lo lograba cortar en ese momento quizás le quitaría la vida. Así que dije -¡No te lo permitiré!- y con un movimiento veloz y audaz, le tome del pulso que contenía la navaja, mientras con mi cuerpo lo golpeaba para que perdiera el equilibrio, una vez que se encontraba en el suelo utilicé una llave la cual invente en el momento, pero funcionaba a la perfección. Lo tenía rendido en el piso, pero empecé a ver como el público estaba enfurecido, y uno dijo - ¡hay que acabar con esos aguafiestas!- Nos llamaban de aguafiestas, pues yo no le encontraba nada de bueno a una pelea de borrachos, la cual podía terminar en un regadero de sangre.

El que nos había dirigido las palabras, comenzó a correr hacia mí, así que me vi obligado a soltar al borracho para poder defenderme, pero para no dejarlo totalmente liberado, me tome la molestia de colocar mi pie sobre su espalda para que no se pudiera levantar, mientras me defendía del nuevo enemigo. Le desvié el brazo con el que me estaba lanzando un golpe, y así aproveche el impulso que el traía para golpearlo en el estomago dejándolo sin aire al igual que lo había hecho Mors con el borracho, pero fue en ese entonces cuando 4 mas tipos se decidieron a atacarnos al mismo tiempo. Deje al que había golpeado, encima del borracho para que no se pudieran levantar, y rápidamente me coloque de modo que mi espalda quedara junto a la de mi compañero, para así defendernos mejor.-¿Te encuentras listo?-
avatar
Kurota

Mensajes : 49
Fama en el Foro : 0
Fecha de inscripción : 16/06/2012
Edad : 20
Localización : ...............

Datos
Nivel: 43
Escuela: Sin escuela
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Mors el Sáb Jul 14, 2012 11:28 pm

Todo estaba bien.. Perfecto, si se podía decir. Había logrado neutralizar a aquel borracho, y por el sonido que escuchó cerca, el tal Kurota había logrado acabar con el otro. Un sonido seco que acabó en el suelo debía representar al otro, o eso quería creer.. ¿Después de todo, quien no podría contra un borracho? Aun si tenían armas. Dirigió la mirada atrás solo por precaución, notando casi alegre que era como había predicho: Kurota fue quien le ganó al borracho, y había hecho una llave en el, la cual estaba terminando."Es mejor de lo que pensé" Una media sonrisa se aproximó desde los labios del du Letum, la cual se esfumó al notar como la gran cantidad de personas se comenzaba a mostrar más agresiva de lo que se veía antes..

Un tipo nos llamó aguafiestas, irónico.. Una leve risa llena de ironía se escapó de su boca mientras veía como el tipo se aproximaba. Iba directo hacia Kurota, el cual irguiéndose y poniendo un pie en el borracho, impidió su escape. Con gracia había desviado su puño y lo había dejado sin aire, en el piso. Sus ojos se veían desesperados mientras buscaba aire, parecía que fuesen a salir de sus cuencas..
- Jeh - Negó un par de veces y luego notó como depositaba al otro encima del borracho, impidiendo así su escape. Ahora cuatro más venían por pelea..y pelea era lo que les daríamos. Sintió la espalda de su acompañante contra la propia, mientras le preguntaba su estado.

- Siempre - Como si sus palabras fuesen un grito de guerra, estiró su puño al frente, logrando golpear justo en el centro del rosto al que era más rápido. Solo iba a lo estúpido, esperaba poder hacerlo caer al piso y golpearlo, pero sin una defensa, era un suicidio..- ¿No tienen más que eso? - Alegó mientras volvía el puño atrás y aprovechaba la posición de dolor del primero en llegar para plantar su pie en la rodilla de éste, provocando que cayese al piso con el mentón pegando con fuerza en el frío concreto. El otro se había detenido al ver a su "compañero" aturdido en el suelo, solo para tomar una posición defensiva: Era más inteligente..

Parpadeó un par de veces antes de cerrar ambos ojos y esperar a la venida de éste. No pudo notar como soltó una leve carcajada y con la rapidez que su cuerpo sin entrenamiento permitía, arremetía contra el peliblanco. Aun así, no tomó en cuenta que ya había medido el tiempo en que tardaría en reaccionar y hacerlo. Sus movimientos eran evidentes, conocía a las personas que peleaban por pelear, no como un arte, o al menos, alguien sin entrenamiento alguno para esconder sus puntos débiles. Su ojo derecho se abrió, dejando ver el obre grisáceo con un brillo de emoción. Una patada fue directa a su quijada, haciéndole caer dos metros hacia atrás, casi volando por el fuerte impacto. Una leve estela de sangre salió de su boca, fluyendo por el aire junto a un diente.

Negó un par de veces y observó a los demás que se encontraban allí. Habían captado el mensaje: No era bueno meterse con ellos, pero les quedaba una última oportunidad..
- ¿Lo han memorizado? No pueden lograrlo - Unos solo asentían con miedo, otros se mordían los labios o apretaban los puños en furia. No había prestado atención alguna a lo que mi compañero había hecho, pues mi batalla estaba en frente, mas estaba preocupado: Me había separado al menos un metro de la espalda de él al comenzar al estirar el puño, y ahora no lo sentía en absoluto.- ¡¿Cre-crees que nos dejaremos así como así?! ¡Vamos todos a por ellos! - El ceño del peliblanco se frunció..y estiró la diestra al frente.- Ya basta - Su voz fría y desprovista de emociones congeló en su lugar al que se había adelantado, y así, a los que lo seguían. De su mano surgió una corriente de energía, prácticamente invisible que empujó al tipo hacia atrás, haciéndolo chocar contra la multitud. El humano miró su mano y sonrió con satisfacción..- Eso es - Comenzó a avanzar, amenazando con la misma mano de repetir la acción.- ¿Seguirán, o se irán por las buenas? -
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al Ombligo del Mundo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.