Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Queja y duda.
Miér Jul 17, 2013 6:23 pm por Miguel Santana

» Bleach Resurrection || Reapertura || Elite
Vie Mayo 03, 2013 7:45 pm por Invitado

» Academy Sweet Love - afiliación elite {recién abierto}
Dom Mar 10, 2013 12:26 am por Invitado

» Mudanza del foro
Sáb Ene 19, 2013 2:49 am por Son Goku

» Ficha♦ De Guku
Jue Nov 08, 2012 2:13 am por Guku

» Holaa a todos¡¡¡
Jue Nov 08, 2012 1:48 am por Rock Masters

» Algo cae del cielo
Mar Nov 06, 2012 12:01 am por Rock Masters

» Fanfic´s world [Normal]
Lun Oct 29, 2012 4:57 am por Invitado

» Pandemonium World RPG - Afiliacion Elite
Sáb Oct 27, 2012 9:50 pm por Invitado


Eternal Designs Melody KhRol LOS 2 Boton de 50x100Boton de 50x100Boton de 50x100
Staff












Si tienes alguna duda, sugerencia, queja, no dudes en hacerla AQUI también si quieres pueden mandar un MP a los miembros del staff, te contestaremos lo más rápido que nos sea posible.
Proteccion, publicidad, servicios

No nos plagies, te denunciaremos... te vigilamos.

Introducción [Mors du Letum]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Introducción [Mors du Letum]

Mensaje por Mors el Mar Jun 26, 2012 4:38 pm

El sol comenzaba a hacer presencia en la Montaña Paozu. Lentamente los animales que yacían dormidos iniciaban un nuevo día, 24 horas más en las que el ciclo de la vida se iba a hacer presente.. O quizá, el destino tenía otras cosas planeadas para los habitantes del lugar. El brillo matinal no solo despertaba a los animales silvestres, sino que también a monstruos, dinosaurios..humanos. Alguien con el suficiente cerebro sabría que es peligroso adentrarse a lugares como tal, mas si no tienes el entrenamiento suficiente, y he allí, alguien que hacía la excepción de la regla: Una mota plateada que corría por entre árboles, persiguiendo a su presa. Aquella mota se fundía con las sombras que aun quedaban del día gracias a su ropaje, una gabardina totalmente negra que cubría su cuerpo y no daba a la vista gran información sobre si. Siempre hay que guardar las apariencias para el sigilo..primera regla del cazador.

- Shh..- Lanzó una bellota que fue rondando por el frío suelo, e iba escabulléndose de los rayos del sol que poco a poco inundaban el ambiente hostil. Había caído en la trampa.. Un lobo saltó hacia la bellota al creer que se trataba del humano, estaba totalmente impregnada en su olor, tal fue su sorpresa cuando notó la trampa..en la que solo logró exclamar un aullido antes de que una espada cortase su torso, pero solo de forma ligera.- Eres sigiloso, inteligente..audaz, pero yo lo soy más - Con una sonrisa burlona comenzó a acariciar el lomo del animal, antes de vendar su cuerpo con una tela blanquecina, a lo que el animal no se resistió.

Una vez terminado el trabajo, el negruzco pelaje del lobo ahora tenía una cinta blanca a su alrededor, manchada en una zona con el líquido carmesí de la vida.- Han sido buenos días contigo, pero creo que ya debo irme - En sus ojos denotaba que preferiría no abandonar al animal, mas debía..tenía que. De ahora en adelante las cosas se pondrían más feas. Una semana de supervivencia era la meta que se había marcado, una semana completa en la que fortalecería su mente y cuerpo hasta niveles insospechados para alguien común y corriente, todo para volverse más fuerte. Cuatro días habían pasado, tres desde que conocía la lupino, y dos desde que habían dejado de cazarse para ser buenas migas, cazando y alimentando al otro sin problema alguno.

Un leve aullido hacía ver al joven que no quería abandonarlo, pero no quedaba otra opción, de ahora en adelante, necesitaba paz, antes de volver a la violencia del contacto. Pasó su mano diestra por sobre su cabeza, revolviendo el denso y cuidado pelaje, aun dedicándole una sonrisa que reflejaba amistad forjada en apenas pocos días. ¿El perro el mejor amigo del hombre? Quizá era momento de discrepar..- Algún día nos volveremos a ver, viejo - El lobo asintió antes de darle una lamida a la mano del chico y oler su cuerpo, recordando para siempre su esencia. Le había aceptado, y por eso mantendría el "pacto".

Con paso firme dio una media vuelta y salió del lugar caminando, mientras abría botón por botón la gran chaqueta negra que cubría su cuerpo. Su pecho, demostraba que llevaban un buen rato jugando al gato y el ratón. Subía y bajaba con intensidad, aun si a simple vista no era notorio. Hoy se cumplían seis años desde el asesinato de sus padres, seis años desde que los había vengado, y seis años desde que vagaba por el mundo buscando tranquilidad y retadores poderosos. Muchos habían caído por su mano, otros le habían hecho caer, pero no se daba por vencido, con fiereza entrenaba hasta poder alcanzar el nivel de sus enemigos, domar sus fortalezas y usar el punto débil de los demás, y si todo resultaba bien, terminaban tomando una taza de té y riendo de las casualidades de la vida. Un buen plan de vida, claro..

Aun así, no podía quitar de su mente una casualidad de la que logró saber. Rumores de la destrucción de la Red Ribbon. Rumores que solo pocos se atrevían a contar con miedo a ser ejecutados por un sobreviviente, pero no quitaba el hecho de haberlos oído. ¿Tan fáciles se habían vuelto de liquidar? Tal vez, la época dorada ya había pasado para ellos..solo, tal vez. Era obvio que eso solo le incitaba a volverse más poderoso, para quizá algún día, dar con aquel, o aquellos que derrotaron a la Patrulla Roja, agradecerle, y de paso, comprobar su fuerza. No sabía de quien se trataría, si era hombre, mujer, de una raza, o un completo desconocido, pero haría lo que fuese para encontrarlo y batallar juntos, con honor.

Luego de varios minutos en los que había oído los últimos aullidos de despedida de aquel viejo lobo, se perdió entre las profundidades rocosas de la montaña. Tenía claro que estaba buscando, pero no sabía donde hallarlo. Su suerte cambió al oír rocas ser llevadas por una especie de torrente de agua.. Si el río suena, es porque piedras trae. Eureka. Comenzó de nuevo su travesía, corriendo por entre arbustos y zonas rocosas, que se volvían cada vez más y más. La vegetación disminuía radicalmente hacia esa zona, mientras que la zona montañosa hacía justo derecho a su nombre. El sonido del agua correr iba en aumento, hasta que lo encontró: Una cascada de diez metros de altura. No solo eso, alguien había hecho ya el favor de poner una roca en medio de ella.- Perfecto - De medio lado sonrió, antes de tomar un mayor impulso y llegar hasta la orilla del río. Quitó con rapidez la gabardina y el conjunto de la chaqueta con "capa", para quedar simplemente con el Gi negro ajustado a su torso, pecho y espalda. No apretaba, es más, simplemente se acoplaba a su cuerpo.

De un salto comenzó a caminar sobre piedras de tamaño regular, hasta llega a la roca de un metro en la cual caían con fuerza las aguas de la cascada. Sabía de muchas personas que era un método práctico para meditar, y era lo que haría, se concentraría y pasaría el resto del día en ello.- Ah..parece fría - Una ligera mueca se notó en su rostro, sin cambiar el tono serio de sus ojos. No quería pescar un resfriado.. Si, le importaban tales cosas como enfermarse. ¿A quien no? Es insoportable tener que sufrir del cuerpo cuando uno quiere disfrutarlo, no dañarlo. Con un largo suspiro adentró su cuerpo en las aguas, provocando que sus brazos se adueñaran de su cuerpo, abrazándose a si mismo.- Fri-fría..- Su cabeza se movió de lado a lado, tratando de quitar el pensamiento. Muchos decían que ciertas sensaciones solo eran psicológicas, así que debía ser fuerte.

Con cuidado se posó sobre la roca y tomó asiento en posición india, posando luego ambas manos en los muslos. Su cuerpo tiritaba aún por la fría sensación, pero intentaba hacer lo que podía para no aplacarse por ello. Tenía que aumentar su concentración, sus padres..no, ese era el camino que él había elegido, y así seguiría siéndolo. Reguló su respiración lentamente, y dejó fluir la sangre de su cuerpo con tranquilidad. Todo comenzaba con la relajación, la calma.. Mientras el ritmo de su cuerpo iba disminuyendo, comenzaba a recordar unas lecciones de lo que algunos luchadores llamaban "Ki".. En sus viajes y recorridos había aprendido sobre tal fuerza, que todos poseían. Necesitaba aprender a concentrarse en ambas cosas, su cuerpo tranquilo, y su Ki, potente. Así comenzó:

Como si fuese una ligera onda de poder, comenzó a emanar desde el centro de su cuerpo aquella fuerza especial. La energía potente que hacía técnicas que irían fuera del entendimiento común. El ki concentrado se expandía con fluidez por cada brazo, cada mano, cada pie, cada dedo, cada cabello.. Los ojos de Mors se cerraban de forma pausada a la vez que la blanquecina esencia se emanaba de su cuerpo. Una emanación que no podría pasar desapercibida por un conocedor, ni por la naturaleza. Como parte de la confabulación del destino, algunas criaturas de tamaños antinatural se acercaban hasta la zona, haciendo retumbar el piso.

Spoiler:

Ya habiendo pasado una hora desde el inicio de su meditación, los temblores habían llegado hasta su existencia. Aun a varios metros, había logrado sentirlos. La naturaleza le ayudaba, su fuerza le ayudaba, todo estaba calculado, y comenzaría el show.. Su cuerpo se irguió desde el torrente de agua y caminó hasta fuera del río. Las aguas habían aumentado su cause, y si no se hubiese detenido en ese instante, se habría llevado sus ropas. Entre la gabardina de gran tamaño estaban sus dos inseparables espadas. Miró sus manos antes de tomarlas, sentía el poder del Ki en su cuerpo, podía sentirlo bien..

Las criaturas se alzaron temibles frente a él, gigantes, reclamando el territorio, pero no sería tan fácil..- Hora de jugar - Con suma rapidez se puso la ropa y comenzó a correr contra los monstruos, que se levantaban y pisoteaban la tierra, haciéndola temblar. Los pies del chico casi se desequilibran, por lo que optó por saltar aprovechando que sus cuerpos aun resentían el haberse puesto en dos piernas. Parecían no identificarlo en el aire.. ¿Estarían ciegos? Con su mano derecha, portando a Kanshou en ella, asestó un golpe que hizo gemir de dolor a uno de los dos depredadores. Al caer el suelo, pudo notar como arremetían hacia él con potentes embestidas, de la cual logró esquivar una con éxito, para caer presa de la otra. Un golpe directo a su espalda, por parte del que había atacado.- Ungh..-

Su sonrisa se torció, mientras el gusto por la batalla y la adrenalina comenzaban a recorrer su cuerpo. El ambiente se volvía tenso, mientras el humano arremetía de nuevo contra las bestias. Sus pisadas hacían que los monstruos le evitaran al moverse con rapidez hacia atrás, como si predijesen sus movimientos. ¿Cómo era posible? Hasta que en uno de sus saltos, logró insertar a Kanshou y Bakuya en una roca cercana, que lo mantenía en el aire.. Se movían confundidos, como si hubiesen perdido a sus presas.. ¿Eran ciegos? Quizá medían las vibraciones de la tierra..- Lo tengo - Posando ambos pies en el muro rocoso, pegó un salto, justo antes de que la dura roca dejase de resistir su peso, y llegó hasta el lomo de la bestia herida.- Lo siento, pero ustedes comenzaron - Con fuerza atravesó su cuerpo, dejando salir la densa sangre que manchó su pelaje. El otro se acercaba con decisión hasta el lugar en donde estaba el que parecía su hermano, buscando lastimar al peliblanco.

- No, no esta vez - Al desenterrar ambas armas, pegó un salto hasta la cabeza del otro, enterrando entre sus ojos la espada negra con diseño carmesí. Aun ya manchada con sangre, ahora emergía más desde su figura, dándole una apariencia terrorífica. No le agradaba mancillar a la naturaleza, pero si la naturaleza no le quería cerca, no quedaban más opciones, y no iba a huir. Ya había terminado todo..el único con vida era el que había sido atravesado pro el costado y por el lomo, pero estaba en sus últimos segundos de sufrimiento. Dejando salir un suspiro ligero de su boca, tomó la decisión de acabar con su sufrimiento..repitió lo que había hecho con su hermano, evitando así que su dolor se alargase.

- Ya es hora..- Removiendo la sangre de las armas en el río, tomó un pequeño dispositivo de sus ropas. Un pequeño objeto que parecía una pastilla, el cual presionando un botón y lanzando, provocó una densa nube de humo. Una capsula. Desde allí la motocicleta que había conseguido a buenos precios en el mercado negro, dos años atrás, salió. La montura del león, deslumbrante ante el sol que aun seguía en las alturas, brillaba con agudeza. Había logrado parte de lo que quería, y solo quedaba recorrer las mayores alturas del montañoso lugar..- Volveré a buscarte en algún momento, Fenril - El lobo al cual había apodado así, a kilómetros de distancia, yacía comiendo una especie de alce, o al menos, eso parecía por su cornamenta. Levantó la cabeza como si hubiese escuchado a su amigo, y volvió luego a su almuerzo: Sería un gran día.
avatar
Mors

Mensajes : 62
Fama en el Foro : 1
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Introducción [Mors du Letum]

Mensaje por Son Goku el Mar Jun 26, 2012 4:56 pm

Excelente, por supuesto que nivel: 40

_________________
Son Goku
Yo protegere a mis amigos sin importar que suceda
avatar
Son Goku

Mensajes : 393
Fama en el Foro : 3
Fecha de inscripción : 28/05/2012
Edad : 27
Localización : Entrenando~

Datos
Nivel: 97
Escuela: Tortuga
Estado: Vivo

Ver perfil de usuario http://dragonball-world.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.